LA IMPORTANCIA DE LAS FINANZAS EN TU EMPRENDIMIENTO

Finanzas para no Especialistas

Sostener un nuevo emprendimiento en el tiempo puede ser una tarea difícil y esto se refleja en la tasa de supervivencia de las nuevas empresas: en la Argentina, ocho de cada 10 nuevas compañías llegan a los dos años de vida, y solo tres de 10 llegan a los ocho años, según datos del Ministerio de Producción y Trabajo. Si bien el contexto económico puede jugar a favor o en contra del desarrollo y crecimiento de una Pyme, lo cierto es que en la mayoría de los casos la falta de conocimientos para llevar adelante un plan financiero próspero es lo que termina arruinando el negocio

Los datos que un emprendedor necesita para elaborar un plan económico son: cuánto dinero se necesita (inversiones), cómo conseguirlo (financiación), cuánto calcula vender y a qué precio (ingresos), cuáles serán los costos variables de los productos/servicios, y cuáles serán los costos fijos, incluyendo los salarios. Una vez plasmados estos datos en números y vinculados entre sí, se trataría ahora darle forma a toda esta información para armar un plan económico-financiero que será determinante para la viabilidad al proyecto


Expertos consultados en el tema coinciden que, a la hora de emprender, el producto que se creará o el servicio que se dará debe tener la misma prioridad que la estructura financiera que tendrá el proyecto, muchas veces relegada a una segunda instancia.

Podemos ser excelentes vendedores, grandes innovadores, tener excelentes ideas, pero si no identificamos el ‘para qué’ estamos embarcándonos en ese emprendimiento, difícilmente vamos a lograr los objetivos deseados. Emprender implica planificación financiera y vencer tanto desafíos emocionales como financieros , afirma Valeria Laconich, asesora y educadora en Inteligencia Emocional Financiera

La define como “la fusión entre la capacidad de conocernos, de reconocer nuestras emociones, dones, miedos, nuestro propósito en este mundo, y la habilidad de desarrollar una sana relación con el dinero, generándolo y administrándolo de manera tal que sea un recurso para lograr vivir el estilo de vida que elegimos, en equilibrio y armonía con quiénes somos
Uno de los principales desafíos emocionales es la capacidad de manejar la incertidumbre que conlleva todo emprendimiento. Entonces, la autoconfianza de un emprendedor es clave para enfrentar los diferentes conflictos, como también el típico rechazo que surge de familiares y amigos que muchas veces son los primeros en objetar la idea/proyecto, detalla. Otro punto es manejar el tiempo de forma eficiente. “Al emprender uno se vuelve multifacético (diseñador, contador, vendedor, distribuidor) y, a veces, nos escondemos en las actividades que más fáciles nos resultan y no priorizamos aquellas que son realmente productivas , añade.

Según Ezequiel Starobinsky, autor del libro el Arte de decidir y strategic advisor en Global Agro Brokers, “el emprendedor cuenta con una ventaja emocional per sé: al estar trabajando en su propio proyecto, es muy probable que lo acompañe la emoción del entusiasmo. No es lo mismo trabajar para un proyecto propio que para uno ajeno . Y concluye: “Muchas veces, por la fuerza de ese entusiasmo se cae en errores lógicos típicos como el sobre-optimismo o no se piensa en términos probabilísticos, haciendo pronósticos de punto fijo que tienen baja calidad

En Start+ te enseñaremos a manejar las finanzas para tu emprendimiento, y a desarrollar habilidades que facilitaran el crecimiento.

Conoce más en www.startmas.com

Fuente: https://bit.ly/3dkZPNa

https://www.cronista.com/files/image/119/119865/5ff75ee39550d.jpg